Historia de la ciudad

En el extenso término municipal de Medina Sidonia se constata la presencia humana desde la Prehistoria más remota, con restos del Paleolítico en el entorno de la Laguna de la Janda, donde también se encuentran pinturas rupestres del Neolítico y Edad de los Metales. Otra serie de yacimientos de todas las épocas se reparten por todo el territorio, dejando patente su gran riqueza arqueológica.

La ciudad de Medina Sidonia es, así mismo uno de los núcleos más antiguos de la provincia de Cádiz, con más de 3.000 años de historia, estableciendo la tradición que fue fundación fenicia sobre una población tartésica anterior.

En época romana se la conoció con el nombre de Asido Caesarina, llegando a alcanzar un gran auge urbanístico, patente en los restos que han llegado hasta nuestros días de un castellum militar y otros edificios monumentales, tramos de cloacas transitables y calles pavimentadas.

Igualmente fue ocupada por los bizantinos en el siglo VI, y a continuación por los visigodos, que establecerían aquí la sede del obispado asidonense.

Durante el período musulmán adquirió gran esplendor como capital de la cora de Sidonia, construyéndose los diferentes recintos amurallados, que se mantienen con algunas modificaciones a lo largo de la Edad Media.

Conquistada por Alfonso X el Sabio en 1264, desde este momento fue haciéndose con una importante colección de documentos que hoy se conservan en su Archivo Municipal.

En 1440 pasó al señorío de la Casa de Guzmán, convertido cinco años más tarde en el Ducado de Medina Sidonia, viviendo otro período de esplendor social y urbano.

De los siglos XIX y XX se puede destacar la ocupación de tropas napoleónicas entre los años 1810 y 1812 como retaguardia del asedio a Cádiz, la proclamación como cantón independiente en 1873 y los Sucesos de Casas Viejas, aldea entonces perteneciente a Medina Sidonia, entre los días 10 y 12 del mes de enero de 1933.