Iglesia de Santa María la Mayor la Coronada

Historia

Edificio gótico plateresco edificado sobre el solar de una iglesia anterior de igual nombre y en el mismo lugar de una antigua mezquita, data su estructura principal del siglo XVI mezclando elementos renacentistas, góticos y mudéjares.
La intención de edificar una nueva iglesia la encontramos en diversos datos históricos. Así la existencia de escudos heráldicos de los Solís y de Caraffa en el claustro y en la portada de Santiago respectivamente, pueden indicar el interés por la edificación de la iglesia por parte del obispo Pedro Fernández Solís (1472-1495) y Oliveiro Caraffa (1430-1511).
Dos hechos históricos, pueden explicar también la construcción del edificio por un lado, el establecimiento residencial del cabildo de la catedral de Cádiz desde 1472 tras el ataque portugués a Cádiz y por otro, los privilegios residenciales otorgados por el duque don Juan Alonso (1492-1507) para atraer pobladores a Medina.
Las obras continuarían bajo el mandato del duque D. Juan Alonso IV (1518-1558) y el obispo Jerónimo Theodoli (1525-1565) terminándose la bóveda de la capilla mayor rematadas por los escudos de ambos personajes.
Las obras de la iglesia gótica terminarían con el VII duque y con el obispo de Cádiz D. García de Haro (1565-1587) cuyo escudo encontramos en la capilla bautismal.
En lo que respecta al exterior se finaliza en el siglo XVII ornamentándose las fachadas adecuándose a las existentes y añadiéndose una torre campanario.
En la actualidad la iglesia se encuentra abierta al público como monumento, se celebra la eucaristía y los actos religiosos más importantes de la ciudad.
Es sede de la hermandad de la virgen de la paz (hermandad de Gloria).

Descripción artística

Arquitectura.

La fachada lateral debido al desnivel del terreno, presenta un acceso por una escalera continua por toda la fachada y portada lateral de la iglesia. Presenta esta fachada dos cuerpos. El primero de ellos está formado por una portada bajo arco de medio punto rematado por una cornisa, sobre el dintel figura el escudo del obispo Fernández Solís, a izquierda y derecha el vano de entrada esta franqueado por dos columnas de fuste estriado y hornacinas.
En el segundo cuerpo sobre el dintel de la puerta encontramos una hornacina con imágenes de mármol, bolas, columnas adosadas con pedestal sobresaliente y un frontón que remata el conjunto. A la derecha de la portada dos vanos hacen de ventanas, una de ellas tapiada.
Finalmente toda la fachada queda rematada por una crestería.
En lo que respecta a la fachada principal, la portada plateresca está formada por un arco de medio punto, dos columnas corintias adosadas sobre altos pedestales que sostienen un dintel, rematado por un frontón. Sobre la misma aparecen dos ventanales y un rosetón, coronándose todo el conjunto por cresterías. Finalmente en el exterior destaca la torre campanario de 41 metros de altura y de planta cuadrada, que se encuentra adosada a la fachada junto al claustro. Está compuesta por tres cuerpos, acogiendo el tercero el campanario y rematado por un templete cupulado. A su interior se accede por el claustro a través de una escalera de caracol.
Por la fachada lateral del templo actual entrada turística, se accede al claustro. De planta cuadrada, 16 metros de longitud y un solo cuerpo, las crujías están sustentadas mediante arcos de medio punto y llegada a pilares reforzados con estribos, todo ellos cubierto por bóvedas de arista.
Por el claustro se accede a la iglesia, de planta de cruz latina con tres naves, siendo la central más grande y alta que las laterales. Las bóvedas de las naves son de crucería y se apoyan sobre arcos apuntados que a su vez, lo hacen sobre pilares mixtilíneos con baquetones. Los ventanales localizados en el muro están cegados. Por su parte las bóvedas del crucero, la capilla mayor y laterales presentan un entramado ornamental de estrellas terceletes y plafones.
Entre los espacios más interesantes encontramos el altar mayor por cuyo testero lateral se acede a la antesacristía, las salas altas desarrolladas en dos plantas contiguas a la capilla mayor, la portada del claustro, el coro, la puerta del castillo franqueadas por mármoles con epigrafía romana y la capilla del baptisterio.

Obras destacables.

Retablo de la Capilla Mayor.
En su ejecución trabajaron autores como Roque Balduque (1559), Juan Bautista Vázquez el Viejo (1575) y el decorador Miguel Vallés (1584). Sus calles y entrecalles formadas por 168 figuras, narran los principales misterios de la vida de Jesús y la virgen María. La imagen de la virgen María coronada preside el centro del retablo.

Coro.
Formado por un órgano obra de Juan de Hotigues en 1742 aunque reformado en 1868 por Francisco de Paula Carreo de Reina, es de estilo rococó. En el interior del espacio encontramos una ornamentada sillería de madera, cerrando todo el conjunto una reja de hierro forjada por Pedro Gómez de Castilla en 1631. Por los laterales y trascoro están situados tres retablos, el de mayor entidad, alberga la imagen de San Pascual Bailón obra de Martínez Montañés.

Capilla del sagrario.
Iniciada en 1554 por Roque Balduque, será reemplazada en 1763 por otra pieza de estilo rococó desde 1802 alberga la imagen de la virgen de la Paz, patrona de la ciudad.

Portada del claustro.
De estilo plateresco con dos cuerpos diferenciados, el inferior formado por un arco de triunfo y con mayor ornamentación mientras que el segundo destaca en una pequeña hornacina la imagen de Santa María, obra de alabastro y que según la tradición fue regalada por Alfonso X a la ciudad en el siglo XIII (actualmente según el profesor Cirici Narváez se cree que es del siglo XVI).

Retablo de las Ánimas.
Obra del siglo XVIII alberga la imagen del Cristo del Perdón, traído desde Sevilla en 1679 y obra del escultor Pedro Roldán. Aparece arrodillado con el torso desnudo dejando ver las heridas de la pasión, la bola del mundo que sirve de punto de apoyo representa el pecado original.

Capilla bautismal.
Fechada en el siglo XVI es obra de Ginés Martínez de Aranda. La portada franqueada por columnas dóricas y frontón triangular se remata por el escudo del obispo García de Haro. En su interior es destacable la pila bautismal renacentista de procedencia italiana y un grupo escultórico de la última cena obra de Roque Balduque.

Retablo Virgen de la antigua.
Realizado en el siglo XVIII en estilo barroco-rococó, destaca por su colorido y composiciones pictóricas a destacar el óleo sobre cobre de la santa faz, una tabla de la virgen de la antigua atribuida a Juan Ruiz Soriano, la adoración de los pastores atribuido al círculo de Zurbarán y dos tablas góticas del siglo XV que representan a los papas San León Magno y San Gregorio.

Capilla de la Concepción de Nuestra Señora.
Altar realizado en Sevilla en el siglo XVI. La imagen de la Inmaculada Concepción ejecutada en 1595 esta atribuida tanto a Andrés de Castillejos como a Juan de Giralde.

Sacristía.
Destacable esta estancia por el mobiliario de armarios vitrinas y bancos realizados en el siglo XVIII. Por su parte la cajonera de estilo rococó dentro de la propia sacristía alberga la imagen de un crucificado de marfil.

Patrimonio suntuario.
Valiosas e interesantes son las piezas de plata existentes en el edificio, en ese sentido son relevantes la custodia de 1575 obra de Juan Tercero, la cruz procesional del siglo XVI y diversos utensilios litúrgicos algunos elaborados por el platero Antonio Lainez en 1580.

Otras obras pictóricas.
Lienzo de Santa María Novella, realizada por Juan de Espinal. Lienzos de San Leandro y San Isidoro de Sevilla. Obras de Juan Simón Gutiérrez.

Referencias

Bibliografía.

  • Caro Cancela, D. (Coordinador): “Historia de Medina Sidonia: Historia del arte”. Tomo 3. Diputación de Cádiz. 2011.
  • Ramos Romero. M: “Medina Sidonia: Arte Historia y Urbanismo”. 2ª Edición. 2014

Webgrafía.

 

  • DSC 5303
  • Fachada crestrería torre
  • Iglesia Mayor
  • Retablo
  • IMG 4058
  • Claustro Y Torre
  • Coro
  • DSC 5250
  • DSC 5291

     

    Información adicional

    • Dirección: Plaza de la Iglesia Mayor, s/n